dilluns, 22 de desembre de 2014

La familia que no se escoge



Dicen que los amigos son la familia que una escoge, pues bien en mi caso no los escogí yo, me escogieron ellos a mí.
Mi caso empieza un 27 de Abril de 2013, que es cuando por primera vez entro al Ateneu. Nerviosa por no conocer a nadie y por no tener un problema directo con la hipoteca me quedé en un rincón, en silencio casi escondida. Uno a uno los afectados explicaban las injusticias que la banca y el sistema les estaba haciendo, a medida que los iba escuchando mi indignación crecía. Al acabar la asamblea Rufí pidió voluntarios para la comisión de información, ya sea por las ganas que tenía  de ayudar o por mis principios morales, levanté la mano.
Rufí en estos casi dos años ha sido y será mi punto de confianza y tranquilidad. Es ese hombre sabio, de dulces palabras, de un vocabulario intachable y de una ética, que cuando habla hace que los cimientos del Ateneu se callen a escucharlo. Quien a día de hoy sigo pidiendo consejo ya que sus criterios son la base del buen dialogo.
Berni tan espontaneo, y natural, tan luchador y con tanta experiencia, que fue y ha sido mi confidente en estos casi dos años.
Toni y David ellos fueron los primeros en apostar por mí, llevándome a talleres a Barcelona para que aprendiera la recién salida ley hipotecaria.
Yoli, Eva, Ana, Vane, Esther, Loli compañeras que aunque a día de hoy ya no asistan a las asambleas me dieron confianza para ser yo misma.
Lupe, uff por mucho que dijera aquí me quedaría corta, es una mujer maravillosa, sin pelos en la lengua que ha estado a mi lado en los buenos, en los malos y en los peores momentos, que la quiero como si fuera mi hermana. Me he comprometido con ella, nos hemos casado, muchos de vosotros habéis sito testigos,  hemos llorado juntas y nos hemos respetado aunque no tuviéramos los mismos puntos de vista.
Ella, yo y Carles, Rafa y Jose Maria formábamos el grupo de los indignados, la comisión de casos más cañera, y con más compañerismo que he conocido jamás.
Manoli apareció en el peor momento de mi vida, a ella le agradezco haber estado a mi lado cuando mi vida se derrumbaba cuando era ella la que necesitaba de mi ayuda.
Amparo y Antonio que se han convertido en mis padres, dándome consejos, escuchándome y riñéndome por llegar tarde a casa.
Y no acabaría nunca, Gabi, Riki, Sergio, Felip, Eva, Santi, Saleta, Aleix, Skal, Moha, Musta, Manolo, Dora y un largo etc.
Todos y cada uno de vosotros que en su día dejasteis que formara parte de la familia que no se escoge, que me habéis escuchado, que me habéis hecho reír hasta coger dolor de barriga, a todos vosotros hoy, os quiero dar las gracias, porque por todos vosotros soy la mujer que hoy conocéis.
¡Os quiero!


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada